UANL
Por nivel De interés
Posgrado
Posgrado

Educación Continua
Oferta

SIASE
...............................................
Servicio social
...............................................
Prácticas profesionales
...............................................
Más trámites
...............................................
Examen EGEL
...............................................
Bolsa de Trabajo
...............................................
Tutorias
...............................................
Mapa
Por nivel De interés
Conmutador
UANL: (81) 83-29-40-00

FIME: (81) 83-29-40-20

Dirección
Dirección: Ext. 5700

Oficina del director: Ext. 5743


Tesorería
Tesorería: Ext. 5763

Subdirecciones
Subdirección académica: Ext. 5733

Subdirección administrativa: Ext. 5982

Subdirección desarrollo estudiantil: Ext. 5713

Subdirección desarrollo institucional y humano: Ext. 5871

Subdirección posgrado: Ext. 1623

Subdirección vinculación y relaciones: Ext. 5953

Sección de Contacto
...............................................
Mail de Contacto
...............................................
Te encuentras en Antecedentes

> Antecedentes de la FIME


En el siglo pasado, a fines de los años 20s, el país, Monterrey en particular, pasaba por una etapa de fuerte crecimiento industrial, lo que creó, la necesidad de contar con gente preparada en diversas áreas técnicas necesarias para el manejo de las máquinas y las herramientas de la creciente industria. Este hecho dio lugar a la necesidad de contar con una institución que preparara a los trabajadores calificados que se necesitaban. En el año de 1930, se funda la ESCUELA INDUSTRIAL ALVARO OBREGON  (EIAO), institución que vino a resolver la preparación de los técnicos que Monterrey y la región necesitaban. La EIAO, desde un principio, se distinguió como una escuela formadora de obreros altamente calificados, y que de acuerdo a lo que en ese entonces estaba proyectado, se debería transformar, acorto plazo, en una institución de la que egresaran Ingenieros mecánicos y electricistas.

La primera parte del proyecto, se logró a satisfacción, siendo desde entonces la EIAO una institución reconocida por la excelente preparación técnica de sus egresados.

En el año de 1933, se creó la Universidad de Nuevo León, y la EIAO, de inmediato se integró a ella, propiciándose con esto la creación de la preparatoria técnica, primer paso para tener luego las carreras de Ingeniería Mecánica y Eléctrica.

Pero las dificultades, principalmente económicas, que había, entorpecían el proyecto de la creación de las carreras de ingeniería en la EIAO; por lo que los alumnos que egresaban de la preparatoria técnica, si deseaban ser ingenieros mecánicos o electricistas, tenían que hacerlo en la ciudad de México, en el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Fue hasta 1947, cuando siete alumnos (posteriormente llamados los siete ‘sabios´), de los diez y siete que habían egresado ese año de la preparatoria técnica, decidieron iniciar la tarea de gestionar la creación de la carrera de Ing. Mecánico en la EIAO. Esta idea de los siete estudiantes, fue apoyada fuertemente por los maestros y el Director de la EIAO, en ese entonces Ing. Santiago Tamez Anguiano. Después de mucho esfuerzo  y trabajo de gestión, logran que, en octubre de ese año, empiecen a tomar clase, al principio en las facultades de Ingeniería Civil y en Ciencias Químicas. Posteriormente, todas las clases se tomarían en la EIAO.

Los alumnos de la primer generación (1947-1951) fueron 7:
Manuel Villarreal Garza
Rodolfo De La Garza Treviño
Victor Villarreal Quiroga
Arturo Cárdenas Berrueto
Gilberto Perez Cabrero
Epitacio Elizondo Selva
Guadalupe González Ramírez



La Escuela de Ingeniería Mecánica, todavía en la EIAO, obtuvo el nivel de Facultad de Ingeniería Mecánica, en marzo de 1952, por acuerdo del Consejo Universitario de la U.N.L., adquiriendo con esto su propio estatus jurídico, administrativo y académico.

Dos años después, para mejorar las condiciones de espacio físico y administrativas, la facultad sale de la EIAO, y se instala en una casa por la calle de Modesto Arreola, en el centro de Monterrey, con esto se logra tener una administración propia, que propiciaría el crecimiento académico de la facultad. El primer Director de la FIME, fuera del la EIAO, fue el Ing. Pablo Espinoza Domínguez.

Como la población estudiantil de la FIME seguía creciendo, se hizo necesario cambiarse de nuevo a otro local mas grande, haciéndolo a una casa por la calle Matamoros, en el centro de Monterrey; estando la FIME en estas instalaciones en septiembre de 1956, se creó la carrera de Ingeniero Mecánico Electricista, a la que podían ingresar los alumnos de cualquiera de las preparatorias de nuestra Universidad, ya que a la carrera de Ingeniero Mecánico lo podían hacer sólo los egresados de la EIAO.

Este hecho, además de aumentar la oferta educativa de la FIME, aumentó también la cantidad de alumnos en ella.
En enero de 1959 la FIME se traslada a Ciudad Universitaria, ocupando el área actual.

La Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, siempre se ha caracterizado por su afán de superación académica y por su vinculación con la industria, por lo que ha aumentado la oferta educativa, en aquellas áreas del conocimiento prioritarias para la región y el país.

La creación de nuevas carreras estaba acorde a los cambios y avances tecnológicos, satisfaciendo de esta manera la demanda del sector productivo y el desarrollo industrial del país.

Carreras y año de creación:
Ingeniero Mecánico: 1947 y 1974
Ingeniero Mecánico Electricista: 1956
Ingeniero Mecánico Administrador: 1962
Ingeniero Electricista: 1975
Ingeniero en Electrónica y Comunicaciones: 1975
Ingeniero en Electrónica y Automatización: 1975
Ingeniero en Control y Computación: 1975
Ingeniero Electricista Administrador: 1975
Ingeniero Administrador de Sistemas : 1975
Ingeniero Mecánico Metalúrgico: 1975
Ingeniero en Manufactura: 2000
Ingeniero en Materiales: 2000
Ingeniero en Mecatrónica: 2004 
Ingeniero en Aeronáutica: 2007
Ingeniero en Tecnología de Software : 2009 .

En la actualidad la FIME es reconocida en el país y en muchos países extranjeros, por la calidad de sus licenciaturas y sus maestrías y doctorados. 

La labor de los ‘Siete Sabios’ y de los Maestros que tuvieron la visión de alentarlos y apoyarlos, no fue en vano.
 
La FIME es una gran institución por la calidad académica y humana de sus directivos, alumnos y ex alumnos y es una pieza muy importante de la UANL.

Enlaces relacionados